“Los funcionarios se olvidaron de la gente”

“Los funcionarios se olvidaron de la gente”

23/10/2013

NEUQUÉN (AN).- El candidato a diputado por el MPN, Emiliano Sapag, sostuvo que “los funcionarios de nuestro partido y del gobierno se escondieron detrás de un escritorio y se olvidaron de atender a la gente” y en tono de autocrítica sostuvo que el partido “dejó caer las banderas que dejaron Felipe y Elías: el federalismo y la justicia social”.

Argumentó que la lista de Guillermo Pereyra se impuso claramente en las primarias “porque volvió a levantar esas banderas y la gente confió otra vez en un proyecto del MPN”.

“Volvimos a la calle a escuchar los problemas, como cuando Felipe atendía a la gente en su casa y le decía: quédese tranquilo mijo que ya se va a solucionar. Sólo los escuchaba”.

Contó que la agrupación que lidera, Limay, participó en la interna de concejales y salió en tercer lugar en seis listas. “La única persona que me llamó a mi casa para felicitarme fue Guillermo Pereyra, y me dijo que habíamos hecho bien, que habíamos logrado instalar algo nuevo en Neuquén y ese llamado me dio mucha energía”, dijo.

En ese sentido contrastó con que “nadie del oficialismo se tomó esa molestia” más allá de que la agrupación se presentó en la lista de los ganadores y les ofreció su apoyo.

Fue contundente al contestar: “Jamás”, cuando este diario le preguntó si no había pensado en formar una agrupación por fuera del partido.

“El MPN es muy difícil cuando sos un actor pequeño porque no podés superar la instancia de las internas. Si lo hacía (ir “por afuera”) tal vez lograba una banca pero perdía la identidad y las banderas. Hay que ser paciente”, señaló.

Recordó que la agrupación interna seguía a Luz Sapag “quien ya había adelantado el desgaste del partido cuando perdió las intendencias de las ciudades más grandes, y advirtió que si no se renovaba en el 2015 iba a perder”.

“No hubo un voto castigo al gobierno de la provincia, la gente cuando vota lo hace a favor de alguien” y en las PASO apostó por “un cambio. Lo que sucedió entre el gobierno nacional y provincial es típico de una segunda gestión, hay un desgaste”, razonó.

Recordó que en 2011 el MPN llevó la figura de Cristina Kirchner en su boleta “y se cedió un poco de soberanía política. A algunos les gustó y a otros no, lo cierto es que esperábamos que este apoyo incondicional se tradujera en hechos, con grandes promesas como Chihuido, y no le retribuyó en obras. En Río Negro en los últimos seis años se hicieron 12.000 viviendas y en Neuquén sólo 4.000”.

Agregó que “no hemos podido aumentar el precio del gas y esas son las luchas que debemos dar en el Congreso. No vamos a estar a favor en forma incondicional y ciegamente en contra”.

Fuente: Diario Río Negro

Scroll To Top