Editorial 40

Editorial 40

30/03/2012

ESTIMADA FAMILIA PETROLERA:

Cada planteo de nuestro gremio fue resuelto mediante el diálogo. Vemos que la confrontación entre los gobiernos y las empresas alcanza un inesperado nivel entre las mismas partes que en noviembre del 2010 firmaron un acuerdo social para que las relaciones laborales en el área se desarrollen en un marco de paz social y ausencia de conflictos, para lo que se creó una “Mesa nacional de diálogo de la industria hidrocarburífera”. Nuestra actividad, generadora de innumerables puestos de trabajo directos e indirectos, sumamente esforzada, sacrificada y riesgosa, no solamente brinda a los trabajadores una remuneración acorde a esos factores, sino que además es fuente principal de ingresos de toda la actividad económica regional e insustituible fuente de recursos de municipios, provincias y la Nación.

Anualmente más de 4.000 millones de pesos de salarios son volcados en compras en los negocios regionales.  Es por esto que sostenemos que todos los sectores debieran involucrarse más en la defensa de los puestos de trabajo dentro de un marco de negociación sin confrontaciones.

Quienes por democrático mandato representamos a los trabajadores venimos luchando incansable- mente por revertir’ el actual estado de las cosas.  Recorrimos muchos caminos, tocamos todas las puertas y hablamos con varios interlocutores que ‘suponíamos válidos.

Por ello, tratando de que el demasiado lleno y resquebrajado cántaro de paciencia no se rompa y derrame su contenido sobre la de por sí bastante vapuleada paz social, es que:

1) INSTAMOS A LAS EMPRESAS para que en forma perentoria cumplan con las obligaciones asumidas y a priorizar en la tercerización de los trabajos a las pequeñas y medianas empresas loca- les, fuentes mayoritarias de puestos de trabajo.

2) INSTAMOS A TODAS LAS PARTES a retomar el camino del diálogo y la negociación, lo que ayu- dará a la preservación de los puestos de trabajo, en un marco de paz social, evitando improductivas confrontaciones,

3) PONEMOS A DISPOSICIÓN nuestra experiencia en la resolución de tantos conflictos. Como tra- bajadores conocemos más que nadie todas y cada una de las tareas que conlleva la actividad, por lo que también ofrecemos esos conocimientos para colaborar en los controles que sean necesarios,

Por último, recordemos que las posiciones extremas conducen en la mayoría de los casos a callejo- nes sin salidas, algo en lo que no podemos incurrir quienes debemos velar por la estabilidad de decenas de miles de puestos de trabajo.

Cordialmente.

GUILLERMO PEREYRA

Scroll To Top