PARA PENSAR, PERO SOBRE TODO, PARA PARTICIPAR. ESTAS COSAS, AUN CUANDO NO LO CREAS, TODAVÍA SUCEDEN

PARA PENSAR, PERO SOBRE TODO, PARA PARTICIPAR. ESTAS COSAS, AUN CUANDO NO LO CREAS, TODAVÍA SUCEDEN

17/11/2015

PARTICIPÁ. SUMÁ TU COMPROMISO PERSONAL Y EL DE TU EMPRESA O MEDIO 

Mail enviado por Fuerza Petrolera a la SEÑO (con mayúsculas) Malén: Que orgullo siento como argentino de saber que todavía en nuestro país existe gente como vos.Como director de la revista Fuerza Petrolera, y responsable de prensa del sindicato quedo a tu disposición para lo que necesites difundir. Un cordial abrazo y te reitero la admiración de un abuelo para con una joven maestra luchadora.

Respuesta de la SEÑO Malén: Hola, gracias por sus palabras y también por difundir la nota, quizás en la lectura de la misma más personas como don Guillermo Pereyra pueda notar la importancia de brindar oportunidades a todos y cada uno de los niños de nuestra provincia para que puedan ampliar sus conocimientos de manera vivencial. Jamás será lo mismo que yo pueda contarles  o enseñarles mediante imágenes lo que es una ciudad, sus elementos o en este caso los animales,  a que la vivencien.

Antes de viajar, mientras estudiabamos los temas que se referían a la ciudad o a los animales, cada vez que veían una imágen o leían sobre un tema preguntaban ¿y qué, las cebras existen? ¿y cómo llega a su casas la gente que vive en edificios? ¿y existen los elefantes?, mucho ha cambiado hoy esa realidad y puede notarlo reflejado en lo que me contaron los niños después del viaje, estas son algunas de sus expresiones y quisiera compartirlas:
“en la ciudad vive mucha más gente que en el campo”
“seño, yo pensé que las sendas peatonales eran como hilitos chiquititos y uno tenía que saltarlas”
“seño yo pensaba que el tigre era como los gatos de altos pero son muy re grandes”
“al final en la ciudad hay muchos más formas de  transportarse que en el campo, acá usamos el puro caballo y las camionetas para bajar en cambio allá tienen colectivos, trafic, taxis y trenes”

Estas y muchas cosas más sigo escuchando en mis nenes, cosas que para nosotros son simples y no las valoramos para ellos fueron mágicas y hoy pueden contar que las vivieron y conocieron.

La mayoría nunca había comido algo tan rico como los ravioles, el helado, un sandwich de miga, el pan de panadería, el algodón de azúcar; se sorprendían con el aire acondicionado, con la luz de las ciudades a lo lejos, comprendieron la diferencia entre circular por una ruta de tierra y una de asfalto (algo que se trabajó en clase, pero vivirlas posibilitó que lo comprendieran); les expliqué y le mostré fotos de lo que era un pelotero, pero nadie imaginó que era un lugar tan lindo para jugar;  analizamos la diferencia entre calle y vereda, pero recién cuando las vieron separadas (acá está la ruta y la huella de caballos) pudieron decirme “haaaa, está parte de acá es la vereda” y por supuesto, volvieron mucho más motivados en aprender.

Que al regreso de un viaje como estos uno pregunte a los niños ¿Qué fue lo que más te gustó? y la respuesta sea: TODO SEÑO, PORQUE NO LO CONOCÍA, es la respuesta que nos sirve a nosotros como impulso en la tarea docente. Mediante estas palabras intento transmitir lo que significa para nosotros como docentes que los niños, de este lugar tan alejado, puedan viajar, puedan conocer, puedan aprender y así crecer para que finalmente todos podamos crecer.
Gracias nuevamente, y ante cualquier eventualidad es probable que aproveche su predisposición a ayudar, muchas gracias y buen cierre de año!!!
“mira que te mando que te esfuerces y seas valiente”

DIOS LOS BENDIGA QUERIDOS DOCENTES RURALES.

Scroll To Top