Yo pienso que la señora presidenta no está bien informada o le mienten”. Pereyra votó en contra de la Ley de Presupuesto

Yo pienso que la señora presidenta no está bien informada o le mienten”. Pereyra votó en contra de la Ley de Presupuesto

29/10/2015

En su exposición en el recinto el senador recordó las obras que comprometió el gobierno nacional para la provincia del Neuquén cuando se firmó el acuerdo entre YPF y Chevron, que nunca se concretaron y que tampoco están incluidas en el proyecto elevado al Congreso para el año que viene. En el convenio marco “se comprometían 999.794.509 pesos” para infraestructura para la zona petrolera, puntualizó, y expresó que los funcionarios nacionales deberían concurrir a constatar la total falta de presencia del Estado Nacional en una actividad que aporta millones y millones de pesos en impuestos y que no cuenta con ningún tipo de ayuda”. En éste sentido señaló “yo recuerdo que hace pocos días, el 20 de octubre, la señora presidenta de la Nación expresaba frente a gobernadores, empresarios y trabajadores que la presencia y la ayuda del Estado en esta zona era permanente. Yo pienso que la señora presidenta no está bien informada o le mienten”.

 El senador de la Nación por la provincia del Neuquén, Guillermo Pereyra (Movimiento Popular Neuquino), participó del debate en la sesión del Senado, de ésta tarde, sobre el Proyecto de Ley de Presupuesto Nacional para el año 2016 y no lo acompañó con su voto, debido a los incumplimientos de compromisos asumidos por la Nación con la provincia.

Durante su discurso el senador Pereyra argumentó que su voto negativo está fundado principalmente en la falta de concreción del plan de obras acordado con la provincia del Neuquén en el marco del convenio firmando por las empresas Chevron e YPF para la explotación del yacimiento Loma Campana, en cercanías de la localidad de Añelo. “En el convenio marco que se firmó, el Gobierno Nacional se comprometía a financiar un plan de obras por 999.794.509 pesos que no figuran en éste presupuesto”, aseguró el senador.

Además, explicó que en la localidad de Añelo, “que es el centro del desarrollo de toda la actividad que se concentra sobre Vaca Muerta, hay sólo una sala de primeros auxilios para más de 12.000 habitantes, con uno o dos médicos. Y como compromiso para Añelo estaba la construcción de un hospital que recién ahora se va a construir con un aporte que representa solo el 4 por ciento del compromiso que tiene Nación con la provincia del Neuquén, con un presupuesto de 38 millones de pesos”.

  Las localidades neuquinas que debieron ser beneficiadas por las obras son Añelo, Rincón de los Sauces, Buta Ranquil, Barrancas; y las comisiones de fomento de Octavio Pico, Aguada San Roque, Los Chihuidos y Sauzal Bonito, todas ellas dentro del radio de influencia del proyecto. También se afecta a las ciudades de Neuquén, Centenario, Vista Alegre y San Patricio Del Chañar que iban a ser beneficiadas por la construcción de rutas y obras de infraestructura de interconexión que se encuentran paralizadas.

El senador neuquino destacó la importancia de las obras mencionadas para las comunidades de la zona y reclamó a los funcionarios nacionales que deberían concurrir a constatar la total falta de presencia del Estado Nacional en una actividad que aporta millones y millones de pesos en impuestos y que no cuenta con ningún tipo de ayuda”.

A continuación transcribimos el discurso completo del senador Guillermo Pereyra en el recinto del Senado de la Nación:

Comenzaré refiriéndome al convenio que se firmó entre Nación y la provincia del Neuquén tras el sonado caso del acuerdo entre Chevron e YPF, donde fue rechazado por toda la ciudadanía de Neuquén por las cláusulas secretas que, en definitiva, nunca pudimos saber cuáles son.

 Para callar al pueblo de Neuquén, se firmó un acuerdo para un aporte de Nación en obras de infraestructura por mil millones de pesos el 16 de julio de 2013. Pero resulta que ahora nos encontramos, después de varios intentos fallidos para que haga este aporte, que no está en el presupuesto. Quiere decir que no hay intención de cumplir con la provincia del Neuquén.

La finalidad de este aporte era dar a la provincia una red de contención, traducido en obras de infraestructura, para soportar el impacto que generaría este contrato de explotación del yacimiento Loma Campana en las zonas cercanas y zonas de influencia.

 En toda esta zona faltan rutas y hospitales. En Añelo, que es el centro del desarrollo de toda la actividad que se concentra sobre Vaca Muerta, hay una sala de primeros auxilios para más de 12.000 habitantes, con uno o dos médicos.

 Como compromiso para Añelo estaba la construcción de un hospital que recién ahora se va a construir con un aporte que representa solo el 4% del acuerdo que tiene Nación con la provincia del Neuquén, con un presupuesto de 38 millones de pesos. Las rutas están destruidas, el transporte de equipos pesados para el traslado de insumos hacia Loma Campana destruye las rutas y las vuelve intransitables.

 Las escuelas no alcanzan por la migración de trabajadores de otras partes del país, inclusive de otros puntos de Latinoamérica, que llegan a ese lugar para formar trabajadores especializados.

Añelo no tiene viviendas, no se construyen viviendas y los trabajadores están haciendo sus precarias casas al costado de la ruta con falta de todo tipo de infraestructura y servicios. Hoy se carece de los servicios esenciales como agua, cloaca y, en algunos casos, energía eléctrica. La energía falta porque con el crecimiento demográfico el consumo es mayor y su capacidad no da para soportar todas las necesidades que tiene esta localidad.

 En el convenio marco que se firmó, el Gobierno Nacional se comprometía a financiar un plan de obras por 999.794.509 pesos que no figuran en el presupuesto.

 Una de las principales obras era la construcción de la Ruta del Petróleo, una ruta tipo autopista con toda la fortaleza que debe tener una ruta de estas características para el transporte de equipos pesados; y resulta que nunca llegó el desembolso de Vialidad Nacional. Esta ruta fue licitada, adjudicada, con contrato firmado y el Gobierno Nacional nunca envió un solo peso. Se emitieron tres certificados de avance de obra y, al no llegar el dinero, las empresas levantaron sus equipos y se fueron.

 Esta ruta iba a garantizar el transporte para también evitar el tema de los accidente. Hoy, en esta ruta, mensualmente ocurren entre 10 y 12 accidentes, muchos de ellos fatales.

 Yo recuerdo que hace pocos días, el 20 de octubre, la señora presidenta de la Nación expresaba frente a gobernadores, empresarios y trabajadores que la presencia y la ayuda del Estado en esta zona era permanente. Yo pienso que la señora presidenta no está bien informada o le mienten. Me gustaría invitar a funcionarios nacionales para que recorran la zona de influencia y vean la total falta de presencia del Estado Nacional en una actividad que aporta millones y millones de pesos en impuestos al Estado y que no cuentan con ningún tipo de ayuda, tal como se había comprometido con los convenios firmados. Estoy seguro que la señora presidenta no está al tanto de lo que está pasando.

Estas frustraciones que se viven es lo que enerva a todo el pueblo cuando pasan este tipo de cosas.

 Obras en las zonas de Barrancas, al norte de la provincia del Neuquén, que no se encuentran en ejecución. En Buta Ranquil, donde también llega la formación Vaca Muerta, tampoco se construyó ninguna de las 43 viviendas, obras de infraestructura, registro civil o jardín de infantes prometidos. Todo esto estaba presentado ante el Gobierno Nacional para que realice los desembolsos que corresponden.

En Rincón de los Sauces, una localidad de 35.000 habitantes donde viven todos de los hidrocarburos, está el compromiso de construir 135 viviendas, obras de infraestructura, reacondicionamiento del aeródromo, ampliación del tendido eléctrico y la ampliación de la Escuela Técnica N° 16.

Octavio Pico está en medio del yacimiento Señal Picada, al medio del mismo yacimiento, estaba proyectado el tendido de agua potable y no ha llegado nada.

No digamos nada de Añelo: 240 viviendas, 300 plateas con arañas sanitarias, sistema de cloacas; de todo este tipo de obras no llegó nada. Entonces, yo no sé por qué estas obras no están en el Presupuesto Nacional.

 Pero también me quiero referir a la importación de combustibles El artículo 23 de este proyecto habla de la importación de combustibles sin el Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC). Se permite la Importación de siete millones de metros cúbicos de gasoil y un millón de nafta. Esto viene sin impuesto, y si lo hiciera con impuestos como hizo el Gobierno Nacional a través de la Secretaría de Energía este año, cuando prohibió la importación de combustibles sin impuestos; igualmente es un combustible que llega muy barato por el precio internacional del crudo.

En todos los países del mundo ha bajado el precio de los combustibles con relación a la baja del precio del barril de petróleo y aquí no ha bajado. Se sigue sosteniendo inclusive para sostener el precio de los 77 dólares del barril criollo. El problema está en que las pequeñas y medianas empresas refinadoras de petróleo no pueden competir porque esta importación tiene los cupos distribuidos entre las empresas multinacionales e YPF. Las PYMES no pueden participar porque no les dan el cupo necesario, por eso están cerrando y despidiendo trabajadores en un lugar como la provincia del Neuquén, una de las principales productoras de petróleo y gas del país.

El texto dice que la importación se debe dar cuando esté agotada la producción en el mercado local, para abastecer el mercado local, pero esto no es así porque las refinerías no abastecen el mercado local por falta de competitividad, porque no las hacen ingresar en el cupo que deben tener en esta importación de combustibles.

 Es por eso, señor presidente, que voy a votar en contra la Ley de Presupuesto.

Buenos Aires, 28 de octubre de 2015.-

 

Scroll To Top