“La irresponsabilidad puede llevar a disminuir la actividad”

“La irresponsabilidad puede llevar a disminuir la actividad”

01/01/2013

 Entrevista a Guillermo Pereyra:

Nuestro Secretario General se refirió así al proceso que vive el sector luego de un difícil 2012. Celebró su inter­vención en el Directorio de la reestatizada YPF y pidió compromiso de los gremios para apoyar a la principal empresa del país, que hace meses estaba fundida. Destacó su participación en la CGT y remarcó la figura de Hugo Moyano, a quien calificó como una persona “muy coherente” que siempre busca lo mejor para el traba­jador. Remarcó la función del gremio y aclaró que cuenta con personal idóneo y capacitado, quienes trabajan para la familia petrolera.

Pereyra

El 2012 no fue un año más en la comprometida vida sindi­cal de Guillermo Pereyra. Fueron meses movidos. Y él lo sabe mejor que nadie. Su participación en el Directorio de la reestatizada YPF, la llegada a la CGT para acompañar al líder de los camioneros Hugo Moyano, el rotundo apoyo recibido de los compañeros petroleros en las elecciones que marcaron la renovación de la Comisión Directiva y su precandidatura para ocupar una banca en el Senado, fue­ron algunos de los desafíos que, como lo marca su histo­ria, sorteó nuestro Secretario General.

“Fue un año espectacular, muy importante. Las participa­ciones en YPF y en la CGT sirvieron para que pueda apor­tar mi conocimiento y me permitieron adquirir una expe­riencia única, muy positiva. Fueron funciones diferentes: una me enriqueció y la otra aún me enriquece”, expresó Pereyra en diálogo con Fuerza Petrolera.

En una extensa charla, nuestro Secretario General también habló sobre los aumentos conseguidos para el sector, obras terminadas y otras en marcha, desafíos y su vinculación con la política y el Movimiento Popular Neuquino (MPN), de cara a un año electoral donde se eligen senadores y diputados nacionales.

¿Qué balance hace del 2012 con su participación en el Directorio de YPF y su llegada a la CGT?

Fueron dos experiencias positivas, importantes. Una significó el posicionamiento como dirigente sindical en representación de los trabajadores, participando en una de las empresas más grandes del país y estando en el centro de las decisiones, donde fui un integrante más y pude plantear mis posturas. De ahí, por ejemplo, salió el programa “YPF y los trabajadores”. Nosotros teníamos un déficit tremendo en seguridad y medio ambiente, e YPF creó un programa que trabaja en estos puntos y ya capacitó a más de 45 mil trabajadores, tanto propios como de contratistas.

Pereyra

Estamos en un proceso donde se trabaja con mayor tranquilidad y seguridad, todo está normalizando muy bien, por eso en su momento dije que el director obrero que me reemplazara debía conocer el funcionamiento de un yacimiento, del petróleo.

La otra función también es interesante. Acompañar a Hugo Moyano significa estar al lado de un tipo muy coherente, enfermo de coherente. Es una perdona que siempre defiende al trabajador, que se planta del lado de ellos y nadie lo puede correr hasta que logra lo que se propuso.

¿Y en materia sindical, que rescata del año que terminó?

Fue un año muy complicado, con una YPF fundida donde el Estado tuvo que salir en su defensa ya que, por ejem­plo, en 2011 se había hecho un solo pozo de gas con una pérdida en producción impresionante, algo que nosotros veníamos denunciando desde hacía tres años. Estos pro­blemas golpearon de lleno a la actividad en la provincia; no podíamos seguir así.

Estas deficiencias se notaron, pero ahora es momento de apoyar el nuevo proceso con gestión acompañando el crecimiento de YPF que es la principal empresa, y que en Neuquén representa el 75 por ciento de la actividad.

Hoy debemos priorizar los puestos de trabajo y recuperar los que se vinieron abajo. Ese es el proceso que estamos llevando adelante con responsabilidad, profesionalismo, capacidad y gestión porque no queremos vivir la dura cri­sis de 2008 y 2009, donde había 3.000 trabajadores para despedir que debieron recuperarse con subsidios y ges­tión. Por eso digo que la irresponsabilidad puede llevar a que desaparezca la actividad; necesitamos del acompa­ñamiento de la parte gremial.

¿Y cómo se logra ese cambio?

Con reuniones, escuchándolos, analizando en conjunto, hablando cara a cara, tratando con ellos todos los temas, recorriendo los yacimientos; en fin, con gestión. Gestión que también se demuestra con nuestros aportes en salud, educación, turismo, etc., beneficios que son para todos nuestros afiliados y sus grupos familiares. Una tarea social muy importante.

¿Por qué se apunta tanto al sistema de salud?

Porque el sistema de salud privado en la provincia es pre­cario. El hospital público si bien está dentro del contexto de crisis mundial anda bien, basta con ir a la provincia vecina. Pero la medicina privada está en una profunda crisis. No hay inversiones en salud porque es deficitario, porque es muy difícil la recuperación y porque las obras sociales están en crisis. Necesitamos del aporte de todos para mejorar, y nosotros desde nuestro lugar apuntamos a eso con farmacias, clínicas, avión para el traslado de pacientes a Capital Federal y con importantes descuentos en medicamentos, todos beneficios que están destinados al trabajador y su familia.

Hace unos días asumió la nueva conducción, ¿cuáles son los principales objetivos?

No fuimos prometiendo nada, sólo aseguramos que se­guiremos en el mismo camino, en conducir un gremio que sea para el beneficio de los trabajadores y donde la familia petrolera se sienta día a día a gusto de serlo.

Iremos por pasos y veremos cuáles son los principales desafíos. En este momento hemos conseguido un aumen­to por zona desfavorable. El primer objetivo fue conseguir el 85 para una zona, mientras que 63 por ciento para la otra queda para trabajarlo en abril. Se tiene que terminar esta negociación en junio. De todas maneras, y aparte de esta negociación, estamos hablando individualmente con cada empresa.

No fuimos prometiendo nada, sólo aseguramos que seguiremos en el mismo camino, en conducir un gremio que sea para el beneficio de los trabajadores y donde la familia petrolera se sienta día a día a gusto de serlo”.

¿Cómo ve a la familia petrolera y cuál es el mensaje para este 2013?

La veo muy bien, con trabajo y con ingresos estables, que es lo principal. Trabajan para no perder poder adquisitivo dentro de un marco como el que hemos hablado y están apoyados por un sindicato que aporta para contribuir en ello en cuanto a salud, turismo, etc. Con importantes be­neficios. A las pruebas me remito: que haya votado el 90 por ciento del padrón -con sólo 60 votos en blanco- es una clara muestra de que anda muy bien, muy bien.

Acompañar a Hugo Moyano significa estar al lado de un tipo muy coherente, enfermo de coherente. Es una persona que siempre defiende al trabajador, que se planta del lado de ellos y nadie lo puede correr hasta que logra lo que se propuso.

Scroll To Top